La Diputación Foral interviene en el humedal de las lagunas de Laguardia para mejorar su hábitat

El diputado general Ramiro González, acompañado del diputado de Medio Ambiente, Josean Galera, el alcalde de Laguardia y el presidente de la Cuadrilla de Rioja Alavesa, han visitado esta mañana las Lagunas de Laguardia, concretamente el Prao de la Paúl, con motivo del Día Mundial de los Humedales, para conocer las actuaciones que la institución foral está llevando a cabo en este espacio protegido.
Lagunas que, junto a las Colas del embalse de Ullibarri-Gamboa, el humedal de Salburua y el lago de Caicedo-Yuso y Valle Salado, conforman los cuatro humedales del territorio alavés y que suponen la mayor parte de los humedales con el reconocimiento internacional de RAMSAR de la geografía vasca.
“Es un privilegio poder disponer en nuestro territorio de cuatro humedales de este nivel. El área de las lagunas de Laguardia es un espacio protegido del Patrimonio Natural de Álava de gran importancia para la Rioja Alavesa. Estos espacios son fundamentales, hoy más que nunca, para proteger nuestra biodiversidad porque ayudan a mitigar el cambio climático, contribuyendo a la absorción de CO2 atmosférico fijándolo en carbono orgánico”, ha explicado el diputado General, Ramiro González.
González ha insistido en que, “debemos avanzar en conciencia y sensibilización sobre la importancia de preservar los humedales y su relevante papel como amortiguadores del clima, con la regulación de sequías, de la humedad atmosférica y de las temperaturas extremas”.
El complejo lagunar de Laguardia está constituido en una cubeta endorreica en el que se encuentran dos lagunas naturales, Carralogroño y Carravalseca, otra laguna desecada en su día y parcialmente recuperada, Musco la más grande y la balsa del Prao de la Paúl, que es una laguna semi artificial por recrecimiento de una pradera húmeda a finales del siglo pasado.
Con el objetivo de mejorar de la calidad ecológica de este espacio natural y la mejora de las especies y los hábitats, la institución foral ha ejecutado acciones el pasado año por un valor de 42.000 euros, de ellos, el Gobierno Vasco ha sufragado 16.500 euros.
Las intervenciones previstas a futuro permitirán la recuperación de hábitats acuáticos y la regeneración de orla de protección con vegetación de carrizales alrededor de las lagunas. También se contempla la recuperación de pastizales, romerales, matorrales, arbolado, así como de especies de frutales con variedades de la zona naturalizadas.
Otra actuación programada para este año es la adecuación de la orla arbórea de la laguna del Prao de la Paúl, con eliminación paulatina de especies foráneas y plantación de especies autóctonas. A esto hay que añadir, el acondicionamiento de sendas, la señalética en las cuatro lagunas, la adecuación de mirador del Prao de la Paul, la mejora de áreas recreativas y otros elementos de uso público o la remodelación de las casetas-observatorios de aves acuática entre otras.
El control de las especies invasoras es uno de los objetivos en el que ya se está trabajando. Los galápagos de Florida, el cangrejo rojo y tres especies de peces (carpa común, carpa espejo y carpín), son la prioridad. Se ha determinado su eliminación para posteriormente proceder a la repoblación con anguila y tencas, especies piscícolas autóctonas de la zona.
Para llevarlo a cabo se ha estudiado la manera óptima, siendo el procedimiento de desecación de la laguna, el más conveniente. En esta línea, se han adecuado las tuberías y canalizaciones de drenaje para facilitar la actuación. Esta labor está prevista realizarse en otoño, para no interferir en el ciclo de las aves acuáticas nidificantes, y tener finalizada antes de la época de acogida de las aves invernantes.
La presencia de estas especies, sobre todo peces y cangrejos, deriva en un deterioro de los hábitats acuáticos, al arrancar la vegetación y remover los suelos que provocan la turbidez del agua y evitan la colonización de especies de macrófitos o plantas propias de ambiente lagunar. Tanto peces como cangrejos depredan sobre huevos y larvas de insectos acuáticos y de anfibios, impidiendo su óptimo desarrollo, lo que implica que el estado ecológico de la laguna esté evaluado como “deficiente”. De ahí la importancia de la intervención.
Estos humedales son refugio y reserva de la biodiversidad, para todo tipo de fauna: invertebrados (125 especies, más 40 de mariposas), anfibios (7 especies), reptiles (6 especies), aves (118), junto a mamíferos y flora singular adaptada a las condiciones de temporalidad y de semi salinidad.
Reconocimiento
El complejo lagunar de Laguardia está declarado Biotopo Protegido desde 1995, Humedal Ramsar de Importancia Internacional desde 1996 y ZEC, Zona Especial de Conservación, en 2016, y es un espacio integrado en la red ecológica europea Red Natura 2000.
Constituyen un entorno natural esencial de conexión entre la sierra de Cantabria-Toloño ZEC y ZEPA (zona de Especial Protección para las Aves) y la ZEC del río Ebro, por lo que funciona como corredor ecológico para las especies de fauna.
Actualmente la Diputación, junto con la Cuadrilla de Rioja Alavesa, ayuntamientos y Sociedad de Ciencias Aranzadi están trabajando conjuntamente para la regeneración de pequeños humedales, charcas en las laderas de la sierra y la recuperación de antiguos meandros o galachos del Ebro. Estas actuaciones cuentan con la ayuda de voluntarios y escolares.