La Diputación Foral impulsa una campaña para reducir la colisión de las águilas en las espalderas metálicas de los viñedos

El proyecto Aquila a–LIFE, desarrollado por la Diputación Foral, afronta su tercer año de trabajo en Rioja Alavesa con el objetivo para 2022 de continuar sumando acciones que redunden en refuerzo poblacional del águila Bonelli.
Para ello, resultan valiosas algunas de las actuaciones ya previstas por el departamento de Medio Ambiente de la Diputación Foral de Álava y encaminadas a la reducción de las amenazas con las que estos ejemplares tienen que luchar diariamente, como por ejemplo las colisiones. En este sentido, destaca la acción que ya se está implementado en aras de reducir el peligro de colisión para las águilas. Desde la institución foral se ha impulsado una campaña, de colaboración voluntaria con bodegas y viticultores locales, enfocada a la reducción de colisión en el viñedo en espaldera que usa varios hilos de alambre.
Estas estructuras metálicas en espaldera son cada vez más frecuentes en el paisaje de Rioja Alavesa, y durante el tiempo en el que no hay vegetación tras la poda, los alambres que guían los sarmientos quedan suspendidos en el aire entre los postes que los sujetan.
Debido a su rigidez y su escaso grosor, estos alambres son poco detectables para las águilas, así como para otras aves. La abundancia de presas existentes en muchos viñedos atrae a menudo a cazar a águilas y demás aves rapaces, corriendo el riesgo de colisionar con los alambres con resultados fatales.
En el marco de esta prueba piloto en la que toman parte cinco bodegas que son: Casa Primicia, Eguren Ugarte, Bodegas Murúa, Bodegas Faustino, Bodegas Baigorri, se está probando una posible solución consistente en bajar estos alambres suspendidos hasta la altura de la cepa durante los meses en los que no hay sarmientos ni hoja; desde diciembre hasta abril aproximadamente.
De esa manera, el riesgo de colisión de los ejemplares de águila Bonelli es reducido considerablemente, y, a la vez, favorece que otras aves también se vean beneficiadas por esta medida.
Se trata de una experiencia piloto y demostrativa con vistas a poder exportar el método a todos aquellos viñedos de la Rioja Alavesa ubicados en zonas de interés para el Águila de Bonelli y otras especies de aves amenazadas; aportando un valor añadido a la viticultura respetuosa y compatible con la naturaleza.
Su previsible efecto amortiguador no se circunscribe al águila de Bonelli; su efecto será transversal ya que beneficiará a un gran número de especies de aves: grandes rapaces diurnas y nocturnas, esteparias, cinegéticas como milanos reales, lechuzas, tórtolas, zorzales y perdices.
Además, a las bodegas o viticultores que participen en esta iniciativa, se les concederá la posibilidad de incluir el sello de “Viñedo colaborador con el Proyecto Espaldera”, colocar un panel informativo en las fincas donde se esté llevando a cabo la iniciativa, de manera que sea visible el compromiso con el proyecto y su implicación en la conservación y protección de la especie.
Gracias al proyecto Aguila a-LIFE, desde el año 2020 y hasta la fecha se han liberado un total de11 pollos de águila Bonelli, y tiene previsto liberarse otros cinco o seis esta próxima primavera.