El Museo de Ciencias albergará durante un año una muestra de meteoritos “excepcional”

El Museo de Ciencias de Álava albergará durante un año una “excepcional” muestra de meteoritos, confeccionada gracias a una de las colecciones privadas más importantes de Europa, propiedad de José Vicente Casado, a la que se han añadido ejemplares propios del Museo alavés.

La colección ha sido inaugurada hoy por la diputada de Cultura y Deporte, Ana del Val, y el responsable del Museo Jesús Alonso y el propietario de la colección, José Vicente Casado.

El Museo de Ciencias Naturales de Álava ha elaborado una nueva exposición temporal que reúne algo más de un centenar de ejemplares de meteoritos y otros materiales generados por el impacto de estos en la superficie de la Tierra. La muestra se ha configurado gracias a una de las colecciones privadas más importantes de Europa, propiedad del leonés José Vicente Casado, a la que se han añadido algunos de los ejemplares más significativos de las colecciones del museo alavés.

“Una muestra excepcional” ha asegurado Ana del Val, y es que “habría que recorrer un buen número de museos europeos para ver un conjunto tan significativo, en el que se han representado la gran mayoría de tipologías conocidas”, entre ellos, ejemplares procedentes de Marte, Vesta o la Luna. También integran la exposición algunos de los meteoritos caídos en España.

La muestra incluye útiles prehistóricos elaborados con vidrios generados en el impacto meteorítico sobre las arenas del desierto, así como la réplica de una daga funeraria egipcia cuya hoja fue realizada con hierro meteórico, el primer hierro nativo que conoció la humanidad.

Cabe destacar por su tamaño el meteorito más grande que hoy podemos ver en España. Se trata de un “Campo del Cielo” de 600 kg de peso, uno de los miles de fragmentos de la intensa lluvia de meteoritos caídos en el norte de Argentina hace 4000 años.

Las rocas terrestres más antiguas que se pueden encontrar y estudiar para comprender la historia de la Tierra rondan los 3.000 millones de años. Solo los meteoritos permiten contemplar rocas y minerales formados más allá de esa edad y poder conocer y comprender entonces la naturaleza de los materiales originales con los que se construyeron todos los planetas y demás cuerpos que hoy orbitan alrededor del Sol.

Para la comunidad científica es primordial el estudio de los meteoritos para comprender de qué materiales se formó la Tierra. Es hoy por hoy la única forma de ver y analizar los materiales que componen su núcleo, al que no se tiene acceso. Y es también la manera de analizar la composición de otros planetas a los que las sondas espaciales no han llegado aún. Son en definitiva elementos primordiales para la reconstrucción histórica de los últimos 6.000 millones de años de un universo sin la humanidad. “Para los no científicos, para la mayoría de los humanos, la única manera de tocar y contemplar materiales extraterrestres” ha señalado Alonso”. “Cada meteorito es una aventura científica, intelectual y cultural” ha concluido.

Bajo el título METEORITOS, la muestra permanecerá en el museo alavés durante un año.

Catálogo
Para la muestra, el Museo de Ciencias Naturales ha diseñado un catálogo que puede adquirirse por el precio simbólico de cuatro euros. Los primeros 1.000, vendrán acompañados de un obsequio muy especial, un trozo real de entre 1-2 gramos de meteorito auténtico, concretamente de fragmentos más pequeños del “Campo del Cielo”.

Hay que tener en cuenta que las estrellas fugaces habituales están formadas por rocas de un tamaño similar y que se funden al atravesar la atmósfera a 100 kilómetros de altura debido al a gran velocidad con la que llegan (hasta 70km por segundo). “Por lo que podría decirse, que quienes adquieran el catálogo, tendrán una estrella fugaz en sus manos” ha concluido Del Val.