El Instituto Foral de la Juventud sigue trabajando en posibilitar alternativas de ocio y tiempo libre para jóvenes este verano

El Departamento de Cultura y Deporte de la Diputación Foral de Álava sigue trabajando en la posibilidad de ofertar o facilitar la existencia de alternativas de ocio y tiempo libre dirigidas a la juventud, toda vez que el pasado mes de mayo las tres diputaciones junto con el Gobierno Vasco, decidieran por acuerdo cancelar el programa de Udalekus por la alerta sanitaria y la situación de incertidumbre que existía en ese momento.
La diputada foral Ana del Val ha asegurado que esa situación de incertidumbre por el COVID-19 “se sigue dando a día de hoy ya que, desconocemos por ejemplo, cuál va a ser la situación a partir de la fase 3 en la que entraríamos, si todo va bien, el próximo 22 de junio, desconocemos a día de hoy el protocolo de alimentación, el de pernoctación, y una serie de especificidades que van más allá del límite de aforo o de grupos por monitor/a”.
“Nosotros –ha insistido- tenemos solicitudes de asociaciones y de empresas que nos gustaría dar curso cuanto antes, pero a día de hoy no tenemos un marco legal que nos ampare. Es por ello que las tres diputaciones seguimos en coordinación permanente para poder dar una respuesta con unos mínimos comunes y lo antes posible” ha señalado.
En cualquier caso, el Instituto Foral de la Juventud, dependiente del departamento, sacará con urgencias diversas convocatorias de ayudas paralizadas hasta ahora por el decreto de Alarma por un importe total de casi 300.000 euros con el objetivo de reactivar el sector.
Entre ellas, la subvención para Entidades Locales, por un importe de 100.000 euros para que puedan ofertar también alternativas de ocio y tiempo libre.
También está previsto sacar con urgencia la subvención al programa anual de asociaciones (105.000 euros), la subvención a escuelas de tiempo libre (36.000 euros), la de materiales (15.000 euros) y la de campamentos, colonias, marchas y campos de trabajo (75.000 euros).
Por último, del Val ha insistido en que “las familias de Álava deben saber, que seguimos trabajando en ofrecer, en el menor espacio de tiempo posible, una alternativa de ocio y tiempo libre. Pero que esa alternativa tiene que ser absolutamente segura, lo que tiene su evidente dificultad, de ahí la demora en la toma de decisiones, fruto de la incertidumbre y del objetivo de ser radicalmente escrupulosos. Es precisamente por ello por lo que la coordinación en estas decisiones es tan fundamental”.