Un cuadro de Amárica viaja a la Alhambra

Para conmemorar el 150 aniversario de la declaración de la Alhambra y el Generalife como monumento nacional, su Patronato ha organizado la exposición Sobre la Alhambra en el arte moderno que durará hasta el 15 de mayo.
Entre las obras seleccionadas se encuentra Del Generalife, un lienzo del artista alavés Fernando de Amárica, que habitualmente se exhibe en las salas dedicadas de manera monográfica a este autor. El grueso de este conjunto pertenece a la Fundación Amárica -propietaria de la gran mayoría de su legado artístico- y están depositadas en el Museo de Bellas Artes de Álava de forma permanente.
Según los responsables de la muestra, la exposición ayudará a profundizar en el conocimiento del tema de la Alhambra y reflejará así mismo la fascinación ejercida en numerosos artistas por este monumento y el paisaje granadino desde la década de 1870 hasta casi nuestros días. La selección presenta una mayoría de pinturas, entre ellas obras de Sorolla, Rusiñol o Zuloaga, hasta un total de 60 piezas.
En la obra del pintor Fernando de Amárica, resulta excepcional encontrar lienzos ambientados en el sur de la península. La mayoría de sus paisajes recogen zonas geográficas ligadas a su entorno vital, Álava, País Vasco y La Rioja o Castilla. Pero en 1910 Amárica viaja a Granada, donde pinta además de ésta, otra obra titulada Granada también en la colección del Museo.
Como es habitual en este paisajista alavés, la obra se centra en la creación de espacios, con total ausencia de personajes. En este caso se trata de una composición de pronunciada y marcada perspectiva. La galería, con arcadas abiertas por ambos lados nos introduce al paisaje y a la vegetación que asoma por uno y otro lado de los vanos.