La Diputación Foral elabora un estudio sobre la presencia en Álava de un musgo singular en peligro de extinción

La Diputación Foral de Álava ha elaborado un estudio sobre la presencia en el Territorio del musgo singular Orthotrichum casasianum, que se encuentra en peligro de extinción e incluido en el Catálogo Vasco de Especies Amenazadas de Fauna y Flora.
El estudio realizado analiza la especie a partir de los primeros materiales recolectados en el río Baias, cerca de la localidad de Lukiano en 1999. Este liquen es uno de los pocos endemismos ibéricos, con un área de distribución muy reducida y localizada en los valles alaveses del Zuia y Kuartango. Un musgo único que, hasta la fecha, no ha sido encontrado en ninguna otra zona de la península ibérica ni del mundo.
Se trata de una especie difícil de reconocer en el campo; es un musgo epífito, estrictamente cortícola que habita en troncos de árboles, concretamente de alisos y fresnos, y en el bosque ribereño del río Baia. El estudio lo define como de carácter pionero ya que coloniza cortezas poco cubiertas por otros briofitos o líquenes. Es, por tanto, una especie exclusivamente riparia, vegetación que medra en la orilla del río, y cuya presencia está vinculada a las crecidas de éste.
Concretamente, la presencia en el territorio alavés está determinada por condicionantes, de un lado, geomorfológicos debido a su desarrollo en terreno fluvial, gracias al caudal importante en determinadas épocas del año del río Baia y un régimen anual de crecidas; y por otro, climáticos, al ser un briofito de carácter atlántico.
Su existencia se circunscribe principalmente a unos espacios muy específicos de los municipios de Zuia, Kuartango y Urkabustaiz. A lo largo de 20 kilómetros del curso del río Baia, desde el puente de Lukiano, tras la desembocadura del río Ugalde, hasta el puente de Aprikano. La superficie abarcada es muy reducida de unos 1,20 kilómetros, con una estimación de 173 árboles que lo albergan.
La elevada fragilidad del hábitat lo hacen especialmente sensible a las amenazas como la alteración del caudal o el aclaramiento del bosque por la tala de árboles. A fin de preservar esta joya del patrimonio natural el estudio determina las directrices para su conservación entre las que destaca el control de las plantaciones de choperas y la gestión del bosque.
“La elaboración de este trabajo ha sido una acción fundamental ya que, al ser una especie única en el mundo, se hace necesario conocer su extensión poblacional y las necesidades biológicas/ecológicas que originan su pervivencia en Baia. Esta actuación corrobora el compromiso que esta Diputación viene desarrollando en favor de la preservación y conservación de nuestro patrimonio natural” ha detallado, Josean Galera, diputado Foral de Medio Ambiente.
El tramo del río donde habita el Orthotrichum casasianum forma parte de la Red Natura 2000 y de la ZEC, además ha sido propuesto como una de las veinte Áreas Importantes para los Briofitos importantes para España.
El documento propone, para mejorar el estado de conservación este musgo singular, reforzar la primera banda del bosque ribereño del Baia, favorecer la segunda banda de bosque ripario e incrementar su anchura y recuperarla en caso de que haya desaparecido, y promover el crecimiento de saúcos.
Este musgo singular alavés está incluido también en el “Atlas y Libro Rojo de los Briófitos Amenazados de España” que califica su situación como peligro crítico y en la lista roja de briófitos de Europa cuya clasificación está definida como en peligro de extinción.