El reconocido sexólogo José Luís García impartirá en la Casa de Cultura el taller sobre el acceso de menores a la pornografía

El próximo 16 de octubre, el conocido sexólogo navarro, José Luis García impartirá un novedoso taller para familias en la Casa de Cultura Ignacio Aldecoa denominado “Tus hijos ven porno. ¿Qué hacer? Taller para madres y padres vergonzosos”.
Un taller gratuito pero para el que hace falta inscripción: https://web.araba.eus/es/-/actividad-tus- hijos-ven-porno.
Se trata de un taller práctico sobre la influencia del consumo temprano de la pornografía en las actitudes y conductas de menores y jóvenes y sobre cómo abordarlo con ellas y ellos tomando como referencia situaciones concretas.
La iniciativa se desarrolla en forma de talleres denominados “Talleres para madres y padres vergonzosos” ya que se trata de una temática de especial dificultad en la mayoría de los hogares. Por tanto, hablar es solo el comienzo de un proceso de comunicación y dialogo, que debe iniciarse desde muy pronto, en todos los hogares a tenor de la generalización y la normalización social de este consumo.
Es indudable que la formación de padres, madres y profesionales de la salud y de la educación, tanto en el área de la comunicación con sus hijos/as como en la educación sexual y afectiva, es un objetivo prioritario en el momento presente, a tenor de las demandas que presentan estos grupos de población, relacionadas con los cambios acontecidos en la sociedad en las tres últimas décadas, en particular la irrupción de Internet.
En este taller se abordan los principales riesgos sexuales de Internet: agresiones sexuales, el sexting, grooming, acoso sexual, citas inapropiadas, abusos sexuales, la exposición a la prostitución o el consumo de pornografía violenta. Se analizan algunas plataformas consideradas de elevado riesgo como TikTok, Instagram y Onlyfans.
La idea fundamental de esta iniciativa es que la sexualidad es una dimensión hermosa de la vida que tiene que ver con el placer, el bienestar, la salud y las emociones humanas positivas. La naturaleza ha previsto que sea así porque está en juego la supervivencia de la especie. Por ello es incompatible con la violencia, que nunca está justificada en las relaciones amorosas, a pesar de que en las películas sexuales pornoviolentas se promueva hasta la saciedad.